2 nov. 2017


Sitúate: mediados del siglo veinte. Un ingeniero con conocimientos de mecánica de fluidos trata de implementar un programa para enseñar a nadar a chicas con discapacidad... y lo consigue!! Dando origen a una corriente de trabajo que, hoy en día, es la más ampliamente utilizada entre quienes trabajamos con personas, niños adultos, con problemas neurológicos: WST Halliwick.
Muy desde el principio saltan a la vista los beneficios que se obtenían, entre los que ahora destaco que mejoraba la comunicación, que aumentaba el número de emisiones verbales, que mejoraba la alineación de tronco y cabeza, que se reducían los babeos... En similares términos se pronunciaba en 1986 Bauer Lasserre, en el congreso "Realities of movement in water", en Nijmen, al hablar de Martine (léelo tu mismo en este enlace de la web de Johan Lambeck)
¿Por qué traigo esto ahora? Pues porque la blogosfera me ha puesto por delante un sencillo y conciso artículo firmado por Jaime Paniagua, que se define en su blog como "en búsqueda de conceptos para una logopedia funcional", y que escribe desde una vivencia que mezcla experiencia, inquietud, que demanda evidencia, y destila pasión y el sabor de los pioneros: logopedia en el agua.


Al alcanzar la boca, la superficie del agua toma la función de referencia sensorial en la alineación de la cabeza

Yo no soy logopeda, ni nunca he visto a logopedas en la piscina. Si hemos compartido estrechamente, pero nunca en directo y mojados. Así que, con su permiso, lo que a continuación lees tiene su firma, y aparece primero en https://logocerebral.wordpress.com/2017/11/01/logopeda-en-el-agua/amp/ . Os dejo con él!!
>> <<

LOGOPEDA EN EL AGUA

Comenzar diciendo una cosa importante. Existen infinidad de formas en las que poder hacer intervención con una persona en el agua, por lo que todo lo que yo proponga ni es una verdad absoluta ni es lo único que se puede hacer. Solo es una propuesta que nace fruto de mi experiencia y la formación que he tenido para ello.
¿Por qué trabajar en el agua?
El agua no solo tiene un carácter lúdico (que también), sino que es un medio donde el cuerpo se comporta de una manera muy particular y por el hecho de introducirnos en ella surgen cambios fisiológicos a parte de los psicológicos y emocionales que son más conocidos:
  • Existen beneficios a nivel caridovascular
  • La temperatura en la que se suele trabajar en el medio acuático (29-31º) facilita el manejo del tejido conjuntivo
  • Dentro del agua existen mejores posibilidades de manejo postural de la persona a la que le ofertamos nuestro tratamiento.
  • En el agua nos encontramos con posibilidades de trabajo de respiración algo particulares que permiten ejecución de tareas con un significado muy específico.
  • El entorno acuático puede suponer una enorme motivación para la persona
Está claro que meterse en el agua no es ninguna tontería. Es un medio, a priori, llamativo donde podemos encontrar unas características de la persona favorables a algunas de las intervenciones que llevamos a cabo en nuestro día a dia.
¿Con quién trabajar en el agua?
Lo digo siempre. No tenemos que aplicar cada técnica que conocemos a todas las personas. Cada persona necesitará sus técnicas específicas en base a su valoración. Esto quiere decir que porque yo me haya formado en Terapia Acuática no utilizo está técnica con todos mis pacientes, solo con aquellos en los que realmente veo que va a surgir un beneficio de mi intervención.
Si bien es cierto que existen escalas específicas para hacer una valoración de la persona desde la Terapia Acuática (por ejemplo, WOTA 1 / WOTA 2), tengo mi particular valoración logopédica específica que me hace centrarme en ver si el agua es lo que necesita realmente la persona a la que trato y si eso mismo que busco no lo puedo encontrar en otra técnica (un estudio de sus funciones orales, el pro qué de sus problemas y, sobre todo, las causas y potencialidades porque éstas deben de ser compatibles con lo que busco en el tratamiento en el agua).
No es fácil trabajar en el agua ya que no siempre uno dispone de piscina. Y disponer de piscina no siempre te asegura tener un entorno acuático en las condiciones que necesito para hacer el tratamiento que deseo. Así que jamás propondré un tratamiento a nadie si no se que va a ser efectivo.
Meterse en el agua es divertido y siempre lo pasaremos bien. Ahora. Yo me refiero a un tipo de tratamiento más específico cuando trabajo en el agua. Si mi tratamiento busca hacer una técnica específica informare al paciente. Si mi tratamiento tiene carácter lúdico (porque ese es el objetivo) se lo haré saber de igual modo.
¿Qué patologías trato en el agua?
Partamos de la base de que la Terapia Acuática tiene infinidad de posibilidades. Os invito a que conozcais, por ejemplo, el Programa de Prevención de Caidas de Halliwick, Ai Chi Acuático u otras formas de intervención en temas de lesiones deportivas. Ya se sabe que existen cambios a nivel cerebro cuando hacemos inmersión en el agua. Es flipante.
Yo me refiero a las patologías que trato yo en el agua pero no quiero decir que sea lo único (ni mucho menos).
En agua yo enfoco mi tratamiento a Disfagia y Disartria, específicamente en el paciente adulto. Muy parcelado, ya lo se. Se podría enfocar a más patologías. Lo se. Pero mentiría porque yo centré mis esfuerzos en las experiencias acuáticas con estos dos perfiles. Eso no quiere decir que no se puedan hacer grandes cosas con la Afasia en el agua, pero es otro capítulo (u otro libro, porque se puede hacer mucho).
Y, ¿qué aspectos trabajo en el agua?
Trabajo de estructuras orofaciales. Muy interesante el manejo de estructuras. Para ello me he servido de varias formaciones que he unificado en esta idea. Por un lado Halliwick me permitió posicionar y manejar al paciente en el agua. Por otro, formaciones en Técnicas Miofasciales o Anatomy Trains me permitieron tener un conocimiento de la conformación y comportamiento de la fascia de cara a abordar la estructura orofacial. El agua me permite abordar una laringe teniendo en cuenta al cuerpo como lo que es, un todo. Lo mismo pasa con el nivel facial.
Trabajo de las funciones orales. Pues más interesante. Nuevamente, la formación de Halliwick y su propuesta de trabajo por planos me permitió orientar el movimiento de la persona dentro del agua relacionando esos planos con los movimientos orales de cara a crear pequeñas facilitaciones. La deglución es movimiento en si mismo. Con el habla pasa igual. Para mi fue un descubrimiento. Eso si, me tuve que resetear bastante el cerebro y dar por saco lo que no está escrito al profesor que me impartió la formación (grandísimo Javier Güeita). el trabajo, además, que se hace en el agua es más que interesante.
¿En qué está basado?
Pues como decía antes en varias formaciones realizadas. Pero, no solo eso. La Terapia Acuática cada vez cuenta con más estudios que le están dando evidencia. Si bien es cierto que los estudios hablan más de partes que suelen abordar fisios y TO estoy segur que, en cuanto, haya más logopedas en el agua esa evidencia será trasladada a la zona orofacial en varias patologías.
Yo he podido ver sus efectos en pacientes con daño cerebral post-ictus o TCE y en Enfermedad de Huntington y se observaron mejoras. El tema está en que se estudien y midan esas mejoras para ofrecer más evidencia a estas intervenciones.
Y, ¿luego?
Pues viene otra propuesta. La participación.
Trabajo la estructura. Doy brillo a la función. Y, después, toca dar un sentido a todo ello para que el cerebro ponga en práctica la actividad de la vida diaria (hablar o comer) con las ganancias obtenidas. Normalmente, fuera del agua. Además, el agua abre el apetito. Una tarea de deglución eficaz y bajo unos niveles de seguridad a posteriori nos pueden ayudar a favorecer nuestro trabajo.
Esto es, un poco, a grosso modo, lo que tengo en la cabeza cuando pienso en Terapia Acuática. Recordad, no es más que una propuesta basada en la experiencia.
Recomiendo, enormemente, la lectura del siguiente libro: “Terapia Acuática: abordajes desde la fisioterapia y la terapia ocupacional”, Javier Güeita Rodríguez, María Alonso Fraile, César Fernández de las Peñas. No podrás dejar de leerlo.



3 oct. 2017


PLAZAS AGOTADAS
Ya está aquí!!

De nuevo te propongo un curso que a mi me encanta: 

Water Specific Therapy - Halliwick en pediatría

ya en su tercera edición en Jerez.





No se qué es lo que me gusta más...

·que sea el único programado en Andalucía
·lo reducido del grupo de alumnos, un total de 16 profesionales, que asegura una gran interacción entre todos y con el docente...
·que venga Javier Güeita, PT Phd a compartir sus experiencias
·que lo hagamos en nuestra misma Fundación Upacesur, y con nuestros usuarios
·el valor científico y práctico del programa...

Para que lo compruebes tu mismo, aquí te dejo tooooda la información, y la opción a matricularte:

14 jun. 2017



Compañeros y familias me hacen recurrentemente esta pregunta, una veces en la forma "cuántas horas pasas en el agua", otras veces en la forma "cuántas horas podría yo estar en el agua".

Vamos pués a abordar el asunto.

Hasta donde yo se, en España no existe legislación que regule cuánto tiempo puede pasar un terapeuta en inmersión, como si existe en otras profesiones cuyo desarrollo puede acarrear problemas de salud laboral. En los foros del mundo de la natación se habla de no entrenar más de tres horas seguidas inmersos, y quizás esto puede servir de referencia, aunque en la élite lo nadadores pasan mucho más tiempo.

La inmersión prolongada provoca cambios neurfisiológicos en el cuerpo que trataré en otro post, y que mal gestionados pueden alterar nuestra salud. También está estudiado el impacto en la mineralización osea de situaciones ingrávidas asimilables a estar en la piscina.

En mi caso concreto, en el desempeño de nuestras sesiones acuáticas en Upacesur, dividimos el trabajo en bloques de tres horas, entre los cuales descansamos una hora y media cómo mínimo antes de volver a entrar.

En el lado de los usuarios, yo nunca me he enfrentado a pacientes o usuarios que quieran estar tanto tiempo en el agua, máximo una hora seguida, en tanto que en ese tiempo da lugar de sobra a implementar un tratamiento correcto. Por lo tanto no creo necesario hacer más consideraciones.

Por otro lado está la reflexión de cuánto tiempo a la semana es relevante trabajar en el agua, de nuevo del lado del usuario o paciente. Parece obvio que intensificar el trabajo semanal aumentará las probabilidades de éxito, medido en el grado de consecución de los objetivos propuestos. Pero entra también valorar la carga terapéutica que soporta ese paciente: cuántas horas dedica a la semana a sus terapias, a todas, para valorar cómo se equilibran nuestros tratamientos acuáticos a su realidad.

Sea como sea, me decidí a lanzar una encuesta, sencilla pero concisa, para tratar de satisfacer mi curiosidad al respecto. Ha empezado con carácter nacional, pero ya traspasó fronteras. Si quieres participar, aquí abajito te la dejo. Sobre los resultados que arroje trataré en otro post, porque va teniendo muy buena pinta y parece que hay ganas de saber qué sacamos.

La encuesta ya está cerrada

6 jun. 2017

Ya introdujimos un poco esta técnica, en el Top Técnicas más usadas en Terapia Acuática.


En inmensa la curiosidad que me despierta esta técnica de reciente cuño, y estoy deseando sentirla y disfrutarla.
Para seguir tratando este asunto vuelve al blog Elisa Muñoz Blanco [link a bio], que ya se explayó hablando sobre "¿QUÉ ES EL WATSU®?.



Credito: http://www.watsupath.com/sesiones/terapia-en-agua/



Terapia Cráneo Sacral en Agua™ 
Definición 
Este potente y sutil método está diseñado para equilibrar el ritmo cráneo sacral y liberar las restricciones del tejido conectivo a lo largo de todo el cuerpo. Generalmente se aplica en una camilla pero tiene grandes aplicaciones en el agua
El paciente, al estar en flotación, puede mover el cuerpo de una manera desinhibida que expresa los cambios en las tensiones y la movilidad del tejido. El terapeuta sencillamente habrá de seguir y acompañar este movimiento con las manos. Como los tejidos liberan restricciones, su viscoelasticidad cambia y entran en una mejor alineación funcional. Más movimiento de los tejidos, fluidos y estructuras estará entonces disponible, facilitando los mecanismos autocorrectivos del propio cuerpo. (Dr. John E. Upledger©)

 

NOTA: mira cómo queda una sesión de Terapia Cráneo Sacral en Agua™ [VIDEO]

  
Beneficios
  
Sería más breve enumerar en qué casos la TCS en Agua™ podría no resultar beneficiosa. Algunos de los casos en que la evidencia clínica demuestra que de su aplicación se obtienen buenos resultados son:
  • Parálisis Cerebral Infantil
  • Dolores craneofaciales y migrañas
 
  • Insomnio, fatiga y estrés

  • Bruxismo y disfunciones de la articulación témporo-mandibular (ATM)

  • Síndrome Postpolio
  • Linfedema
  • Fibromialgia
  • Lesiones deportivas y pre-competición
  • Dolores crónicos y agudos de cuello y espalda

  • Escoliosis, discopatías, hernia de disco

  • Trastornos del comportamiento y del aprendizaje

  • Autismo y trastornos de la conducta

  • Estrés post-traumático y emocional

  •   
¿Cómo funciona?
Lo que hace de la Terapia Cráneo Sacral en Agua™ un método excepcional es que se nutre de las herramientas del Watsu® para facilitar el sostén y la respiración del receptor, las transiciones fluidas y posicionamiento del cuerpo en la tridimensionalidad del agua, y además, de las técnicas de la TCS para acompañar la autocorrección, guiado por la sabiduría interna del cuerpo, siendo el terapeuta el facilitador invisible en que el paciente puede confiar. 
Tanto el Watsu® como la TCS parten de los principios de escucha a los ritmos más sutiles, facilitación de los movimientos espontáneos y tendencias del cuerpo, observación de la necesidad, respeto de las limitaciones e intervención terapéutica desde el “Ser con el paciente” y no el “Hacer al paciente”. Desde estos fundamentos comunes surge la Terapia Cráneo-Sacral en Agua™ tal como Elisa Muñoz Blanco la entiende, aplica y comparte.
  
En algunas ocasiones durante la sesión, ciertos elementos especiales de flotación, cojines y churros, son utilizados para complementar el sostén del cuerpo, aunque es el terapeuta quien, gracias a su destreza y entrenamiento, utilizará su cuerpo como único punto de apoyo junto al medio facilitador del agua.


  
Historia
En 2007, la fisioterapeuta y experta en terapia manual Elisa Muñoz Blanco, adquiere su título de Profesional de Watsu®. En ese momento de transición, su libertad para aplicar el Flujo Libre en las sesiones, trae a la superficie y desde la profundidad sus raíces como Terapeuta Cráneo Sacral. 
En 2010 la TCS en Agua™ es incluída por primera vez en el programa de formación del Experto en Fisioterapia en Agua y Balneoterapia de la Universidad Europea de Madrid y continúa siendo hoy parte de los contenidos de formación de posgrado para Fisioterapeutas y Terapeutas Ocupacionales en el Experto en Terapia en Agua de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Ha sido también acreditada como Formación de Posgrado en la Universidad Pontificia de Comillas. La TCS en Agua™, programa de formación completo en sí mismo, se ha extendido a muchos rincones de la geografía española y países como Hungría, Alemania, Italia, Reino Unido, Argentina, Costa Rica, México, Estados Unidos, …
Hoy goza, a través del Instituto de Formación Watsupath™, del reconocimiento del Registro Internacional de Trabajo Corporal Acuático, siendo tratamiento de elección de los profesionales de la salud en piscinas terapéuticas, hospitales y centros de Rehabilitación, para el beneficio de todo tipo de pacientes.

23 may. 2017

Esta es la pregunta que hizo FisiH2o a las familias de alguno de los niños que reciben terapia acuática con ellos, o ella ;)



La familia se empodera y participa del tratamiento en un sistema de atribuciones compartidas, donde el terapeuta modula y modera las variables no solo del propio niño, sino del entorno acuático y del entorno familiar más cercano, dando paso a una intervención global que atiende a la persona, entorno y familia. Así, padres, madres, hermanos o cuidadores principales, y hasta otros agentes de salud implicados, encuentran espacio para manifestar espectativas, temores, objetivos y aspiraciones respeto a las capacidades del niño, y se consigue una mayor adherencia a los tratamientos.

El terapeuta se deshace se su bata blanca y, bañador en ristre, construye una relación que, además de divertida, es básicamente horizontal.

"Solos ante una cámara, ¿qué responderán?"




12 may. 2017



Dicho así de corto parece un tweet, pero es que no hay más. No puedes perdértelo.

De mano de la editorial Elsevier, que no necesita más presentaciones para justificar el valor de los títulos de su catálogo, llegó en el verano de 2015 "la primera obra en español dedicada íntegramente a abordar todos aquellos procedimientos terapéuticos que, desde el ámbito de la fisioterapia y la terapia ocupacional, se sirven de las propiedades mecánicas del agua para la aplicación de técnicas específicas por parte de los profesionales de la salud", entrecomillado porque es con estas palabras cómo se nos presenta.

  ¡Y ahora lo mejor!

Quizás te valga con que te lo recomiende yo, pero he recopilado la opinión de alguno de los mejores expertos en Terapia Acuática de España, y algún bonus bien conocido, para que te cuenten:

   · cuál es el valor del libro para el terapeuta que trabaja en el agua.
   · qué vas a conseguir si lo lees con atención.  
   · qué ha supuesto para ellos.



1. Con Alejandra Daza, terapeuta ocupacional del hospital 12 de Octubre y profesora de la URJC firmé un capítulo en ese libro, el de patología infantil. Sobre ese capítulo ya halaremos en otro post, porque lo que quiero que leas es su opinión.

Me cuenta que el libro "es muy completo y práctico. No solo la teoría que expone es interesante, sino que además se muestran ejemplos de intervenciones y actividades.

Al leerlo, si no sabes nada sobre TA, vas a descubrir un mundo nuevo en el campo de la rehabilitación; y si ya sabes de qué va el tema, conocerás lo amplio y lo rico que es este campo.
Para mí, como autora, ha supuesto una experiencia única, y como lectora me ha hecho disfrutar mucho de los conocimientos de mis compañeros"


2. Con estas breves palabras se expresa Johan Lambeck. ¿Hace falta que te lo presente? Yo creo que no, jeje, pero por si acaso te puedes pasar por su web [link externo]
Johan me contaba entre lineas que se trata "the most recent book in Spanish and the only one: so the best. I appreciate the work of all those many authors and the extra work that the 3 editors did".

Por último también me contaba que en el libro "there is much Halliwick", en tanto que este conocido concepto de terapia en el agua ha impregnado la profesión y es el más usado en todo el mundo.


3.¡No creas que conozco en persona a todos estos que aquí hablan! Si no esto sería una reunión de amiguetes y yastá, jajja. Me encantó lo que nos cuenta Irene López, que también es terapeuta ocupacional, en la asociación Desarrollo Austismo de Albacete.

"Este libro ofrece una amplia y experta recopilación de los principios metodológicos, experiencias y estrategias específicas que más evidencia tienen en diferentes ámbitos de actuación donde puede ser muy útil el medio acuático a lo largo de todo el ciclo vital.

El terapeuta aumentará su conocimiento y curiosidad para poder sumergirse con nuevas estrategias que mejoraran su eficacia de sus intervenciones."

¿Qué te parece? Pero no queda aquí, porque dice Irene que para ella "supuso una oportunidad de nutrirme de un gran profesional como es Javier Güeita y compartir mi experiencia en los 10 años que llevo trabajando con personas con TEA."

Y para rematar, Irene no solo recomienda el libro, "sino también, no te pierdas la experiencia de asistir y vivenciar la práctica acuática gracias a la formación con este pedazo de profesional.


4. No me imagino una entrada como esta sin el aporte de María Alonso, fisioterapeuta de la Fundación Instituto San José, alma inquieta y gran compañera.

Nos cuenta que el valor del libro radica en que "recoge prácticamente todos los campos en los que trabajamos los terapeutas acuáticos, y ofrece diferentes puntos de vista de profesionales que llevan mucho bagaje en este ámbito de trabajo".
Añade que conseguirás "llevar a la práctica todo lo que se refleja en el libro, enfocar los tratamientos de forma holística e integral, y “engancharse” cada vez más al medio acuático, sacándole todo el potencial que nos ofrece el agua".

Creo que esto que dice a continuación es lo más valioso: "para mí ha supuesto mucho: mucho esfuerzo, pero plasmar el trabajo de tantos años, y tenerlo escrito, es algo maravilloso. Me ha hecho sentir muy satisfecha profesionalmente". BRILLANTE!!


5. "Para mí, este libro supone mucho, porque hace muchos años en la universidad europea impulsé el primer curso de terapia acuática para fisioterapeutas, y con la ayuda de todos los maravillosos profesionales que he ido encontrando por este camino duro y difícil se cierra una etapa por un lado pero se abre otra más maravillosa que es la continuación del trabajo cada vez mejor en este área". Con estas palabras presento a Loli Mazoteras, si aún no sabes quién es no sabes lo que te estás perdiendo!

"Gracias al trabajo de profesionales como María y Javi, se ha dado a la comunidad fisioterapeuta el primer libro en el que se pueden apoyar los fisioterapeutas a la hora de plantear rehabilitación en el agua y se los capacita para entender el efecto que ejerce la inmersión en el medio y cómo aplicar ejercicios en las diferentes patologías".

Gracias Loli!



6. Viajamos a Cataluña para hablar con Marga Boero, que me confiesa que "no leí el libro completo, porque voy leyendo lo que necesito. Es un gusto poder tener un libro de terapia acuática en castellano que desarrolle la terapia acuática en todos sus aspectos incluyendo los diferentes campos de actuación. Me aporta la posibilidad de seguir aprendiendo y me ayuda a organizar mi trabajo.

Por sobre todo creo que esta obra le da a la terapia acuática el nivel científico que se merece y que necesita para ser considerada en el campo de la rehabilitación, entendiendo que quienes pueden llevarla a cabo son profesionales formados en la materia".


7. Javier Marcos, fisioterapeuta también de la FISJ, afirma que "este libro es una herramienta bastante útil para los terapeutas que desarrollan su trabajo en el agua puesto que plasma desde un punto de vista muy practico el abordaje terapéutico de nuestros pacientes en el medio acuático.

El lector podrá encontrar en este libro, los métodos y técnicas mas actualizadas en el campo de la terapia acuática, de forma muy comprensible, organizada y con un enfoque muy práctico".

Para mi como profesional de la terapia en el agua ha supuesto una gran satisfacción el poder participar en este libro aportando mis conocimientos y mi experiencia, y un orgullo de trabajar junto a los mejores profesionales de este campo".


8. No hace mucho que conocí virtualmente a Anna Verdú. ¿Conoces esa sensación de converger en inquietudes conun desconocido? Pues eso sentí!

Anna cuenta que "el libro es muy recomendable para quien quiere iniciarse y para quien ya trabaja en el ámbito acuático.

Para tratar un paciente con una lesión y/o patología, en agua, es necesario y transcendental conocer bien el medio en el que vamos a trabajar, desde la llegada del paciente y su valoración ( fuera y dentro del agua ), hasta la intervención en agua.

Es de vital importancia conocer y haber experimentado anteriormente como profesionales, como se comporta el cuerpo dentro del agua, conocer sus propiedades, materiales, probar lo ejercicios, conocer las diferentes técnicas y sobretodo buscar unas instalaciones adecuadas , investigar y conocer que resultados ha habido y cuales queremos y podemos obtener, para llegar a obtener los mejores resultados en nuestros tratamientos.

Herramientas suficientes para conocer la terapia acuática, sin olvidar que hace falta formarse y estar en constante actualización!"

9. Antonio I Cuesta-Vargas ostenta la Cátedra de Fisioterapia y Discapacidad de la Universidad de Málaga. Si aún no lo conoces, te animo a que trastees sus aportes a la fisioterapia, no te dejarán indiferentes!

"El libro Terapia Acuática supone una obra única en castellano, recopilando contenidos teórico y prácticos actualizados desde perspectivas muy complementarias, ofreciendo una visión ecléptica de la terapia acuática. La obra ademas cuenta con un equipo de autores de distintas generaciones, experiencias y ámbitos, resultando un manual básico para la fisioterapia acuática"


Yo es que leyendo estas cosas me quedo...guau!!
¿Y tu? ¿Suscribes alguna de estas opiniones? Si quieres dejar tu comentario, con gusto lo añado a la entrada!


22 mar. 2017

Anota una fecha: 28 de Octubre de 2017.
Y ahora un lugar: Universidad Rey Juan Carlos de Madrid .

Ea, pues ya tienes plan, reserva fecha que no te lo puedes perder:

< la primera Jornada de Actualización en Terapia Acuática >



Bajo mi punto de vista , la jornada va a ser un momento perfecto para tomarle el pulso a la terapia acuática, sondear el futuro de la profesión, generar contactos y reforzar redes profesionales, y lo mejor de todo: volver a la piscina terapéutica con el extra de motivación natural de este tipo de encuent

Si quieres estar al dia de lo que se va a cocer en la jornadas, en la web de la Red Española de Terapia Acuática estás invitado a sumarte a su mailing informativo: http://www.jornadasterapiaacuatica.es/

Si no quires ir hasta esa web, siempre te queda SUSCRIBIRTE a mi blog, e igualmente yo te iré contando todo en tu email 😆 


25 feb. 2017


La discusión y controversia acerca del uso de materiales de flotación durante las sesiones de terapia acuática es frecuente, y sienta en banquillos enfrentados a quienes las usan y a quienes no las usan, asentados en posiciones difíciles de reconciliar.

Escapar de actitudes dogmáticas me parece una práctica muy sensata y eso mismo: práctica, en tanto que abre la visión de tu abanico de herramientas, y de cómo las usas.

De entrada, así a primeras, yo suscribo la opinión de que los elementos que asisten de alguna forma la flotación solo deberían utilizarse para lo contrario: para retar el equilibrio, para desestabilizar en lugar de ofertar una suerte de flotación pasiva, que evita al paciente una de las grandezas de trabajar en el agua: el reto de sostener el equilibrio continuamente. Esto si hablamos de trabajo activo, que es la mayoría de lo que yo hago, porque entendemos que algunas técnicas requieren de forma inevitable el uso de estos materiales, con el Método de los Anillos de Bad Ragaz, o algunas secuencias de Watsu, por ejemplo.

Hecha esta aclaración, me gustaría aportar más elementos al asunto que nos trae.

En un hilo de discusión en el grupo de la Red Españóla de terapia Acuática, RETAcua, en facebook, el debate surgió tras la presentación de un traje diseñado para aportar flotabilidad vertical a niños con discapacidad. Lo grave de aquél traje, del que ya no he vuelto a tener noticias, es la grandilocuencia con que afirmaba aportar beneficios atribuibles directamente a vestir el traje, cuya tecnología aseguraban que hacía llegar al paciente a obtener resultados que, de otra forma, no eran menos que imposibles.
Nada más lejos de la realidad: la mecánica de fluidos ya aporta suficiente, o mucho más que suficiente, entorno enriquecido y privilegiado en que desenvolverse sin tan avanzado traje espacial. Creo que la entrada original en aquel grupo ha desaparecido, porque no la encuentro..pero te aseguro que no gustó nada.

Al hilo de una situación similar, aunque bastante más razonable, os dejo ahora lo que sigue: unas reflexiones que hizo Johan Lambeck en 2013 acerca del EasySwim, un dispositivo que se comercializa en los Paises Bajos. El texto original, en holandés, puede encontrase en este enlace de su web. Yo lo lo traigo en inglés: LINK. Léelo, no tiene desperdicio.

"En función de las capacidades del usuario hace falta aportar mayor o menor soporte manual para resolver problemas de equilbrio [...] En este supuesto, las ayudas de flotación podrían alternarse con el soporte manual, aportando cierto nivel de libertad para explorar los movimientos y el entorno. Las ayudas de flotación conducen a posiciones horizontales, y esto es lo que evitamos en Halliwick". Y mucho más...

¿Qué te parecen estas consideraciones? A mi me han sorprendido!

20 feb. 2017


Todos los profesionales que entran al agua expresan necesidad de una escala que ayude a evaluar items propios de terapia acuática.

A finales de 2007 compré la Water Oientación Test Alyn, por sus siglas: WOTA 1 y 2, en inglés. Desde entonces, y muy desde el principio, se convirtió en una herramienta de evaluación de gran utilidad en el trabajo, y la usamos con frecuencia en nuestra piscina terapéutica.



Lo cierto es que yo quería haber comprado el Aquatic Independence Measure (AIM), que era la que había utilizado Miriam Getz en su tesis doctoral de 2004, estaba muy reciente, y es la que conocía. En los cursos de Halliwick de entonces ya se trabajaba con una evaluación acuática basada en la Clasificación Internacional de Funcionamiento, la Discapacidad y la Salud (CIF), pero no estaba validada ni desarrollada suficientemente. Una versión de esta evaluación en el agua está disponible en este enlace.

La primera noticia sobre la evaluación acuática WOTA me llegó al investigar una escala validada, y de alguna forma venía a suceder a aquella AIM de la que hablo, y a satisfacer aquello de lo que la evaluación basada en la CIF adolecía.

En las fechas en que escribo estas líneas, la autora Ruthy Tirosh ha presentado la tercera edición, que estoy esperando que me llegue en la fecha en que escribo esta entrada, y de la que ya os hablaré ;)

Como puede leerse en su web, WOTA es una herramienta para evaluar el ajuste mental y la función de nuestros pacientes en el agua. Incluye dos formularios:

  • el WOTA 1: dirigido a usuarios menores de tres años, o que no puedan cumplir instrucciones dadas.
  • el WOTA 2: dirigido a usuarios mayores de cuatro años, y que si pueden completar instrucciones verbales, o imitar demostraciones.
Lo particular de WOTA es que está basado en los principios que propone Halliwick, que es el concepto más ampliamente utilizado entre quienes trabajan en terapia acuática en todo el mundo, y muy particularmente con la población infantil con problemas neurológicos, y mucho mucho en España, donde el interés es altísimo.

La evaluación permite establecer objetivos terapéuticos que apunten a la función en el agua, y permite implementar una estrategia de intervención. Además, sirve para mapear resultados en el tiempo, registrando los cambios que se producen, porque es sensible a estos cambios. De forma general, yo las paso unas tres veces al año.Te dejo el link a la web de Alyn por si quieres más información.

Formularios y libreto de instrucciones


En su blog, Jone Abad afirma que "el factor más importante de esta escala es su correlación con escalas fuera del agua: la WOTA 1 muestra validez concurrente con la Brief Assessment of Motor Function Test (BAMF), y la WOTA 2 con la Gross Motor Function Measurement (GMFM)."

El proceso de compra se inicia escribiendo a la autora, Ruth Tirosh: rtirosh@alyn.org, expresándole tu intención de hacerte con el kit, que incluye los formularios de evaluación, preparadados para llevártelos a la piscina, y un libreto de instrucciones muy precisas para evaluar cada item. Ruth es muy solícita con el correo electrónico, y te responderá a todas las dudas que se te planteen. Supongo que en el futuro implementarán una pasarela o tienda online para comprarlo sin salirte de la web, pero de momento el proceso es este.

En total, sobre el precio original de 30$ y aplicando la comisión que te cobrarán por pagar en divisa, comprar el WOTA te saldrá por unos 36€. Un precio más que razonable para la utilidad que le vas a dar!! El envío tardará en llegarte, desde que lo pagas, unos 10 días.

Ya trataré de entrar más en profundidad en otra ocasión , para no aburrirte.

 ¿Me cuentas qué tal te va con el WOTA? ¿Te resulta práctico? 


9 feb. 2017


Ya introdujimos un poco esta técnica, pásate por aquella entrada si quieres verlo.

Pero hoy ahondamos más, mucho más: hoy hablamos de Wastu®  (Water shiATSU, Shiatsu en el Agua)



Es curioso que hace unos 15 años todo el mundo, al acercarse a la terapia acuática, a la hidroterapia, coqueteaba con el Watsu; no me extrañaba, porque la sensación de relajación es tan intensa y profunda que quién lo recibe la percibe como muy valiosa. El suceder de movimientos, a modo de danza, es tan agradable para el usuario, la sensación de conexión es tan intensa en quien lo aplica, que la técnica se extendió muy rápidamente, cobrando mucha popularidad. En un contexto como mi trabajo, Upacesur, de la Federación Aspace, los usuarios que lo conocen tienden a demandarlo de vez en cuando, como aguinaldo o regalito que se mete enmedio de sus demás trabajos habituales. No se si en eso coincido con otros profesionales, cuando investigue os cuento.

Para seguir tratando este asunto tengo la suerte de contar con Elisa Muñoz Blanco [link a bio], que me honra dejándo la belleza de artículo que lees a partir de aquí. Espero que lo disfrutes:


"¿QUÉ ES EL WATSU®?

El WATSU® es una disciplina de trabajo corporal que aprovecha los patrones sanadores y de sustentación del agua a una temperatura entre 34-37 º C.

Harold Dull empezó desarrollando Watsu® en California a partir de 1980, después de haber estudiado el arte de Zen-Shiatsu en Japón con uno de los maestros más conocidos de esta tradicional técnica oriental, el Maestro Shitsuto Masunaga. El Zen Shiatsu se realiza utilizando el peso originado por el HARA, el propio Centro, para hacer presiones y estiramientos de los meridianos (canales energéticos) descritos en la Medicina Tradicional China, favoreciendo así el bienestar psicofísico de la persona.

En los años 80 Harold creó el Registro que presenta al público la lista de todos los instructores autorizados para enseñar Watsu® y sus clases, y almacena los créditos de todos sus estudiantes. Al mismo tiempo una asociación educacional sin ánimo de lucro, WABA, se encargó de la escuela de Harold en las termas naturales de Harbin. La escuela fue vendida y una nueva Asociación Internacional de Trabajo Corporal Acuático ha sido creada por los instructores e institutos de formación del Registro.

Actualmente, con la contribución de innumerables personas, en diferentes centros, hospitales, piscinas terapéuticas y estaciones termales de todo el mundo, el Watsu® se ha transformado en lo que muchos consideran la evolución más profunda de trabajo corporal en nuestro tiempo.

Aunque otras técnicas se basan en el tacto, la necesidad de sostener en brazos y en el agua a la persona que recibe la sesión de Watsu® conlleva un nuevo nivel de conexión y confianza.

Esta técnica, junto a los efectos terapéuticos del agua caliente y la tridimensionalidad de los movimientos que ofrece el agua, permiten a la persona alcanzar estados de relajación y escucha profunda, además de descomprimir las vértebras, movilizar las articulaciones y elongar los músculos en un modo alternativo y complementario a las demás técnicas que pueden llevarse a cabo en seco.

Todo esto hace que esta técnica sea una de las más relajantes y completas que existen.



Los movimientos, similares a una danza, se realizan en total armonía con la respiración. La sesión de Watsu® básicamente se inicia percibiendo el ritmo de respiración de la persona que la recibe, aplicándolo posteriormente a los movimientos fluidos y rítmicos en el agua con presiones, estiramientos y movilizaciones. La aplicación de suaves torsiones e inclinaciones ayudan a disminuir la presión que pueda ejercer un aumento del tono muscular sobre la columna, eliminando así cualquier disfunción que esta presión pueda estar causando. Se puede mover la columna y las articulaciones en el agua de una manera que, por la fuerza de gravedad, no sería posible fuera de ella.

Estos movimientos elongan las fibras musculares, movilizan las articulaciones y estimulan la circulación sanguínea y linfática, facilitando así la eliminación de toxinas metabólicas. Por otra parte, el sistema nervioso recibe estímulos de movimientos fisiológicos poco habituales, lo que permite vivenciar su recorrido motor y crear un patrón. Con todo ello el cuerpo se libera, de una forma imposible de realizar fuera del agua, pues el agua caliente (34°C) relaja la musculatura y sostiene la columna vertebral. Con este sostén y sin el peso del cuerpo, las articulaciones y músculos se pueden mover de una forma muy segura y agradable para el paciente. El cambio, entre momentos dinámicos y de calma, proporciona un espacio ideal para alcanzar una relajación profunda y para una recuperación del cuerpo y de la mente.

Watsu® respeta las limitaciones y capacidades físicas de cada cuerpo. Es posible aplicarlo a todo tipo de personas independientemente de su edad y características físicas corporales.



EFECTOS ESPECÍFICOS DEL WATSU® SOBRE EL ORGANISMO: 



Causas de los efectos sobre el Sistema Nervioso Parasimpático:

  • Movimientos rítmicos y repetitivos 
  • Disminución de la entrada de información sensorial (visual -ojos cerrados- y auditiva, perdida de la acción de la gravedad) 
  • Disminución de la entrada de información sensitivo-táctil (roce suave de la piel con el agua en el movimiento) 
  • Estimulación suave del Sistema Vestibular 
  • Contacto físico con el terapeuta 
  • Empleo de las técnicas manuales específicas sobre el cuerpo 

Cambios fisiológicos específicos del Sistema Nervioso Parasimpático:
  • Disminución del ritmo cardíaco 
  • Disminución del ritmo respiratorio 
  • Aumento de la capacidad ventilatoria 
  • Vasodilatación periférica 
  • Aumento de la actividad de la musculatura lisa (digestión) 
  • Disminución de la actividad de la musculatura estriada (esquelética) 
  • Disminución de la espasticidad 
  • Estimulación de la respuesta del sistema inmunitario 
  • Mejora la activación del sistema linfático (drenaje) 

Beneficios específicos de la relajación:
Inmediatos:
  • Aumento de los arcos de movilidad articular 
  • Disminución del espasmo muscular 
  • Disminución de la actividad muscular 
  • Mejora de la viscoelasticidad de los tejidos blandos 
  • Disminución del dolor entre un 40 y 60% 

A largo plazo:
  • Mejora de la calidad del sueño 
  • Mejora del tránsito intestinal y la digestión 
  • Mejora de la respuesta del sistema inmunitario y la capacidad de autocuración 
  • Mejora de la calidad de vida y la percepción del estado de salud 


¿A QUIÉN PUEDE BENEFICIAR EL WATSU®?

Watsu® beneficia a cualquier ser humano en su crecimiento personal. Sin embargo, al utilizarlo de forma terapéutica, es más apropiado para aquellos que, debido al dolor, el espasmo muscular o el déficit de movilidad, tienen dificultad para desarrollar sus actividades funcionales.

Población susceptible de beneficiarse de Watsu® como parte de su programa de tratamiento:

La mayoría de las afecciones ortopédicas:
o Post-cirugía vertebral (laminectomía...).
o Dolor de espalda,
o Heridas postraumáticas.
o Afectaciones que cursen con espasmos o contractura muscular, dolor y/o disminución del arco de movilidad.

La mayoría de las afecciones neurológicas:
o Accidente cerebro vascular.
o Lesiones cerebrales,
o Lesiones medulares.
o Parálisis cerebral.
o Enfermedad de Parkinson.
o Esclerosis múltiple.

Diferentes tipos de artritis:
o Osteoartritis.
o Artritis reumatoide.

Pacientes con problemas respiratorios:
o Asma.
o Fibrosis quística.
o Neumonía crónica.
o EPOC.

Pacientes tras cirugía mayor.
o Post mastectomía.
o Fibromialgia y otros trastornos funcionales.
o Distrofia Muscular. 

Pacientes con dolor crónico (apoyo psicológico como complemento).
Victimas de abusos (complemento al apoyo psicológico).
Síndrome de estrés postraumático.
Insomnio.
Situaciones de estrés personal, laboral y familiar."


Y fin!! Hasta aquí el aporte de Elisa.
Espero, como decía, que lo hayas disfrutado, por que yo siiii!


Si quieres conocer más sobre el Instituto de Formación Watsupath™ , te invito a que te pases por su espacio www.watsupath.com, de donde he tomado las imágenes del post.




Elisa Muñoz Blanco. Fisioterapeuta Col. Nº CLM 579
Experta en Drenaje Linfático Manual, Disfunción Cráneomandibular y Dolor Orofacial, Terapia Cráneo Sacral y Masaje Tradicional Tailandés, Fisioterapia Osteoarticular e Inducción Miofascial®. 
Máster Universitario en Fisioterapia en Pediatría de la Universidad San Pablo-CEU. 
Instructora acreditada para enseñar Watsu® Básico y Watsu® 1 por la Worldwide Aquatic Bodywork Association.
Creadora del método Terapia Cráneo-Sacral en Agua™.
Fundadora y Directora del Instituto de Formación WatsuPath™.
7 años de experiencia docente. 16 años de experiencia clínica. 
Co-autora del libro “Terapia Acuática. Abordajes desde la Fisioterapia y la Terapia Ocupacional en el medio acuático”, primera obra sobre Terapia en Agua escrita en español con un enfoque 100% terapéutico.



Becker. Aquatic therapy: scientific foundations and clinical rehabilitation applications. PM & R: The Journal of Injury, Function, And Rehabilitation ;1(9):859.

Borges R, Parizotto N. Physiological analysis in stressed patients submitted to Watsu water therapy. Fisioterapia Brasil. Jan / Feb 2001; Volume 2 – Num 01: 33-40.

Chon S. Watsu approach for improving spasticity and ambulatory function in hemiparetic patients with stroke. Physiother Res Int 2009 06;14(2):128-136.

Dimitrijević L. The Effect of Aquatic Intervention on the Gross Motor Function and Aquatic Skills in Children with Cerebral Palsy. J Hum Kinet 2012 May; 32:167-74.

Dull H. Watsu, Freeing the Body in Water, 2ª ed. San Francisco, Harbin Springs, 1997.

Dull H. Watsu: exercício para o corpo na água, São Paulo: Editora Summus, 2001 226 págs.

Gehlsen. Effects of an aquatic fitness program on the muscular strength and endurance of patients with multiple sclerosis. Phys Ther ;64(5):653.

Getz M, Hutzler Y, Vermeer A. Effects of aquatic interventions in children with neuromotor impairments: a systematic review of the literature. Clin Rehabil 2006 11;20(11):927-936.

Gorter. Aquatic exercise programs for children and adolescents with cerebral palsy: what do we know and where do we go? International Journal of Pediatrics; 2011:712165.

Güeita J, Alonso M, Rodríguez C. Terapia acuática: Abordajes desde la fisioterapia y la terapia ocupacional. Elsevier España. 2015.

Kamioka, H. A systematic review of nonrandomized controlled trials on the curative effects of aquatic exercise. International Journal of General Medicine. 2011:4 239–260.

Schoedinger P. Watsu in aquatic rehabiltiation. Comprehensive Aquatic Therapy, A. J. Cole and B. E. Becker, Eds., chapter 5, Washington State University Publishing, Pullman, DC, USA, 3rd edition, 2011.

Retarekar. Effects of aquatic aerobic exercise for a child with cerebral palsy: single-subject design. Pediatric Physical Therapy: The Official Publication of The Section on Pediatrics Of The American Physical Therapy Association ;21(4):336.

Sato D, Yamashiro K, Onishi H, Shimoyama Y, Yoshida T, Maruyama A. The effect of water immersion on short-latency somatosensory evoked potentials in human. BMC Neurosci 2012 01/24; 13:13-13.

Schitter et al. Effects of passive hydrotherapy WATSU in the third trimester of pregnancy: results of a controlled pilot study. Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine. 2014 Sept. Article ID 437650.

Verhagen. Aquatic exercise & balneotherapy in musculoskeletal conditions. Best Practice & Research.Clinical Rheumatology ;26(3):335.

Vignochi. Effect of aquatic physical therapy on pain and state of sleep and wakefulness among stable preterm newborns in neonatal intensive care units. Revista Brasileira De Fisioterapia (So Carlos So Paulo, Brazil)) ;14(3):214.